Quisimos comunicarnos con Dios

“¿Cómo atrapar algo inmaterial? ¿Cómo confinar lo que parece ser el arquetipo de la Muerte? Al contrario de lo que podríamos pensar estas interrogantes no son nuevas. Alguien podría sugerir, sin lugar a dudas, que la historia de la humanidad no es más que el intento de comunicarnos con formas de inteligencia superior, estructuras inmateriales que prefiguran nuestro mundo. ¿Qué otra cosa son las pirámides sino gigantescos ataúdes en los que confinar a la divinidad? ¿No son precisamente las catedrales las grandes cajas de resonancia con las que quisimos comunicarnos con Dios? Lo que necesitamos es lo inverso a una catedral. Una bóveda en la que aislar el arquetipo, bloquear su influjo, acallarlo. Necesitamos el espejo de Chartres, un laberinto que no sólo pierda a quien se interne en sus senderos, sino que principalmente, desoriente a su único habitante”.

Mortis. Eterno retorno” (2011). Miguel Ángel Ferrada e Ítalo Ahumada.

novela gráfica

novela gráfica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: