Los dispares comentarios sobre la Bienal de Arquitectura 2012

El sábado recién pasado se inauguró la décimo octava Bienal de Arquitectura y Territorio en la Estación Mapocho. La exposición reúne más de 200 proyectos arquitectónicos y 23 cubículos con toda la información de las mejores escuelas de arquitectura del país. Cubrí el evento para el diario y recopilé una variedad de comentarios de los asistentes a la exposición. Los invito a leer.

El Mercurio, Cultura. Domingo 2 de diciembre 2012 (Clic para aumentar).

El Mercurio, Cultura. Domingo 2 de diciembre 2012 (Clic para aumentar).

Bienal de Arquitectura y Territorio: La gente se atreve a opinar

El público y Sebastián Gray, curador de la muestra, comentan la primera jornada. Estará abierta hasta el próximo domingo en la Estación Mapocho.  

Carlos Andueza

“Pero no me pregunte a mí, no soy arquitecto”, dijo de entrada Verónica Kort, asistente social que ayer recorría la XVIII Bienal de Arquitectura y Territorio. Luego de su evasiva, comentó: “Se presentan proyectos lindos, interesantes y sustentables, y otros que siguen con la reconstrucción posterremoto. Los arquitectos se preocupan de muchos factores; lo malo es que no son los que deciden las normas”.

La opinión de la gente y el debate público son las principales preocupaciones de esta bienal, que tiene como lema “Ciudad para ciudadanos” y que se realizará hasta el próximo domingo. Organizada por el Colegio de Arquitectos, se exhiben 237 obras arquitectónicas nacionales en 2.940 m2 de muestra y el país invitado es Colombia, que expone una selección de su propia, y reciente, Bienal de Arquitectura.

Para Sebastián Gray, arquitecto y curador del evento, el ser reacio a opinar es un problema propio del chileno. “En otros países la gente habla libremente de arquitectura y urbanismo, y esa es la invitación que hacemos”. Además, durante el primer día del evento, Gray se declaró satisfecho con la asistencia. “El resultado que veo hoy es que efectivamente hay familias con sus niños, mucha gente joven, y público que proviene de distintos ámbitos de la sociedad”. Y afirmó que esperan contar con treinta mil asistentes durante los diez días de la bienal.

El geólogo David Pacci también paseaba entre los 204 módulos de cartón en los que se levanta la muestra. “De acuerdo al eslogan del evento, debiera haber más proyectos de poblaciones o casas para la gente común y corriente. En general los proyectos están concentrados en ciertas industrias o recintos patrimoniales, muy focalizados, y no se extienden a la ciudad más común”, declaró Pacci. Camilo Vergara, estudiante de arquitectura de la U. San Sebastián, concuerda con el geólogo. “¿Qué pasa con los proyectos cotidianos más pequeños? Me gustaría verlos, pero son más anónimos”, dijo.

“La puesta en escena de la muestra está increíble, y su forma impacta desde la entrada”, afirmó Miquela Aruta, refiriéndose a los módulos de hasta 12 metros de altura que cuelgan del techo del centro cultural. La joven recorría el recinto junto a su padre, el arquitecto Enzo Aruta, quien comentó que “si bien los arquitectos no tenemos demasiada injerencia en el resultado final de la ciudad, es muy positivo y necesario que se den instancias de debate al respecto”.

Actividades destacadas

El viernes, de 9:00 a 11:00 horas, se llevará a cabo el foro “Integración social y participación”.

“La bicicleta de la luz”, una breve crónica ilustrada

Maturana 302, barrio Brasil.

Maturana 302, barrio Brasil.

El semestre pasado escribí esta historia para el ramo de Crónica. Fuimos al Barrio Brasil una noche de viernes a merodear por sus calles, a conversar con la gente, a cazar historias, mientras nuestro profesor nos esperaba bebiendo en un bar. Llegué a regañadientes, después de la pega, pensando que quería estar haciendo cualquier cosa menos eso. Pero el azar me llevó a una puerta que parecía llevar a ningún lado, cuando en realidad fue todo lo contrario.

Tiempo después, hice unas ilustraciones para esta crónica y la presenté como proyecto de memoria de título, que es en lo que estoy trabajando ahora (con otras historias, claro).

Los invito a leer… y a mirar.

Leer más de esta entrada