Pablo Balzo nos recuerda que se puede ilustrar con lo que sea

Uno de mis libros favoritos del 2012. Fue un gran descubrimiento, porque permitió que ampliara mi percepción de lo que es la ilustración. El libro “No sé lo que cuento, pero sé cómo lo cuento” del ilustrador, diseñador gráfico y fotógrafo chileno Pablo Balzo nos recuerda a todos que no es necesario dibujar para poder ilustrar y que, de hecho, se puede hacer con casi cualquier cosa que se tenga a mano. Su blog (desde donde recopiló todas la imágenes de este libro) es genial. Si tienes la oportunidad de conseguir este libro, hazlo, porque vale la pena.

El Mercurio, Cultura. Jueves 3 enero 2013

El Mercurio, Cultura. Jueves 3 de enero de 2013 (clic para aumentar)

En el libro “No sé lo que cuento, pero sé cómo lo cuento”:
Ilustraciones extraordinarias grafican lo cotidiano

El diseñador gráfico, fotógrafo e ilustrador Pablo Balzo mezcló disciplinas y publicó en papel una selección de lo que subió a su blog.

Carlos Andueza 

Ilustrar no es sólo dibujar. Así lo demuestra el diseñador gráfico Pablo Balzo con su libro “No sé lo que cuento, pero sé cómo lo cuento”. La obra, coeditada por el mismo Balzo y por Plop! Galería, recoge las ilustraciones que el artista fue subiendo, desde marzo de 2011, a su blog http://www.noseloquecuento.com.

Son, en esencia, fotografías de objetos cotidianos, como llaves, candados, cajas de fósforos, e incluso verduras en escabeche. O de pequeñas esculturas hechas con madera, papel o alambre. Pero todas están acompañadas de un texto (cita, refrán, proverbio, etc.) que las transforma en algo más y las ayudan a graficar un aspecto cotidiano de la realidad.

Balzo las define como ilustraciones. “En el inconsciente colectivo la ilustración es un dibujo con lápices, al menos eso es lo que la mayoría de las personas imaginan con el término, pero a mi parecer la ilustración hace mucho tiempo que dejó de ser sólo eso”.

La inspiración proviene de todos lados, asegura Balzo, “de lo que veo, leo o escucho”, y por eso las temáticas que se retratan en el libro son tan diversas. La bulimia, por ejemplo, con una cuchara perforada; el narcisismo con un yo-yo; el cuerpo de Cristo con una corona de espinas y una marraqueta.

“Es mi manera de expresarme”, afirma el diseñador y fotógrafo. “Soy una persona muy crítica, pero soy malísimo escribiendo, por lo que el lenguaje visual es el que más me acomoda para manifestar mis inquietudes”.

Balzo admite una gran influencia de la obra del artista francés Marcel Duchamp, pero también de la “actual escena española”: del fotógrafo Chema Madoz, y de los diseñadores gráficos e ilustradores Pep Carrió e Isidro Ferrer, entre otros.

Actualmente, Pablo Balzo trabaja en lo que será su primer libro de cuentos infantiles ilustrados. “Me ha costado, ya que lo mío son las imágenes y no los textos, y esta sería la primera vez que escribo, pero avanza bien”, asegura. En tanto, la secuela de “No sé lo que cuento, pero sé cómo lo cuento” ya está terminada y próxima a ser publicada.

>> El libro está en Plop! Galería, Librería Takk, Tesauro y Catalonia.>>